26/02/2024 LaVoz.com.ar (Córdoba) - Web

A un mes de la muerte de Jazmín, todo sigue igual en el balneario de Cabalango


Un ómnibus se detiene a la vera de la ruta. De su interior desciende un grupo de turistas entusiasmados para disfrutar un día en el río. Algunos vienen del interior de la provincia de Buenos Aires, pero también hay santafesinos y entrerrianos. En otro sector de piedras al lado del curso de agua asoman algunos cordobeses. Minutos antes del mediodía del jueves 22 de febrero el sol brilla en este enclave natural a 50 kilómetros de la Capital. La serenidad reina en este rincón del sur del valle de Punilla. Poco parece haber cambiado en las últimas semanas en Cabalango. Aunque para la familia Saldaña, todo cambió. El 14 de enero Jazmín Saldaña se estaba bañando en la zona del vado del río Los Chorrillos y en circunstancias que aún debe determinar la Justicia, perdió la vida en el agua. Días más tarde su padre denunció en la fiscalía de Villa Carlos Paz que su hija de apenas 11 años había sido succionada por un caño y que por la fuerza que ejercía el mismo tuvo que retirar el cuerpo de la pequeña junto a otras dos personas. La escena de la tragedia, lejos de ser preservada para seguridad de las personas y como prueba del fallecimiento, sigue hoy habilitada y decenas de turistas disfrutan a su alrededor, según lo pudo constatar La Voz . Tras un primer momento indiferente, la comuna de Cabalango dispuso la colocación de una piedra de gran tamaño en el sitio por donde asoma el caño que habría succionado a Jazmín. Otra medida fue la colocación de cartelería para los turistas: “En este sector del río no hay guardavidas, respete las instrucciones brindadas por el personal de Defensa Civil, inspectores, policías y bomberos”. Otra indicación pareciera guardar relación con la muerte de Jazmín: “Mantener proximidad con los niños y no quitarles la vista, un segundo puede ser fatal”. En la práctica la tarea preventiva queda a mitad de camino. El mensaje no se lee si no se pasa al lado y el personal apostado sobre el vado casi no interactúa con los visitantes. Gisela, oriunda de Bolívar (Buenos Aires), viajó con su hijo de cuatro años en un tour. Bajo la sombra de un árbol observa cómo el niño juega en el agua. “Una pena que nadie nos haya advertido sobre lo que pasó”, sostuvo al conocer el caso de la muerte de Jazmín. Un grupo de mujeres reaccionó de la misma manera ante la falta de información. “Somos de Santa Fe y Paraná y allá no llegó la noticia. Deberían mejorar la tarea preventiva”, comentaron. Una pareja de comerciantes sobre la Costanera mostró su descontento con “la mala fama” que se le hace a la localidad por la muerte de la nena. “Es cierto que los caños están y algo se tendría que haber hecho con eso, pero hay otras versiones sobre lo que puede haber sucedido”, sostuvieron. La comuna insiste con Recursos Hídricos La Voz visitó la semana pasada el edificio municipal para hablar con la presidenta comunal de Cabalango, Carla Bruno, pero no se encontraba en el lugar. El abogado del municipio, Diego Casado, sostuvo que estaba en la ciudad de Córdoba para “volver a notificar a la Administración Provincial de Recursos Hídricos” sobre la petición de que intervenga en ese sector de cauce del río Los Chorrillos. La comuna había enviado el 6 de febrero una primera nota a la Subsecretaría dependiente del Ministerio de Obras y Servicios Públicos a través del sistema Cidi, pero no obtuvo respuesta. En esta nueva oportunidad hicieron la comunicación junto a un escribano. En la misma, la jefa comunal insistió en la necesidad de “una inmediata intervención para inspeccionar, controlar, acondicionar, tomar medidas precautorias o lo que se crea necesario en los muros de contención para los arietes existentes”. Este medio se comunicó con el área de Recursos Hídricos para conocer si realizará alguna acción al respecto. “No tenemos nada para decir, el tema está en la Justicia y vamos a aguardar su resolución”, consignaron. La fiscalía N°1 de Villa Carlos Paz, a cargo de Silvana Páez, deberá determinar la causa de muerte de la niña. Para eso, en las últimas semanas tomó varias declaraciones testimoniales, recibió un informe preliminar de la autopsia y pidió registros a la comuna. No se descarta que próximamente pueda determinar alguna imputación. Por otra parte, Ricardo Mazzuchi, al frente de la fiscalía N° 2, investiga las lesiones que recibió otra niña solo tres días más tarde de la muerte de Jazmín Saldaña. Su padre, Marcelo Basanta, denunció que su hija de 9 años “fue chupada por un caño” en el mismo lugar del río de Cabalango el 17 de enero pasado.

#77160268   Modificada: 26/02/2024 16:29 Cotización de la nota: $217.990
Audiencia: 93.000



Acceda a la nota web del medio

  
www.ejes.com | Santiago del Estero 286 4º piso - Of. 5 Buenos Aires | TE. 5352-0550